Valores: el compromiso en las personas

Las empresas, indistintamente de su tamaño y presencia, están dirigidas por personas que son las que en definitiva forman la cultura empresarial y que comparten sus valores al resto de la organización.

Una empresa puede estar comprometida, por ejemplo con el Medio Ambiente, si lo están sus personas, sus líderes y su equipo. De nada sirve que se invierta cientos o miles de euros en publicidad si las personas integrantes de la organización no están alineadas con éste (o éstos) valores y por ejemplo no reciclan. Pero hoy no vamos a hablar de reciclaje ni de Medio Ambiente, sino de liderazgo y su compromiso en las personas.

A pesar de que cada día son más las empresas que difunden sus valores en la organización y más aún las personas implicadas o comprometidas con dichos valores, existen todavía personas que no los tienen en cuenta, que no va con ellos o al menos eso creen.

El compromiso en las personas, es algo natural y tiene que ver con la educación recibida (familia), escuela (formación) y entorno (sociedad) entre otros, debe enfocarse en el mundo profesional al logro de resultados para: la propia organización, resto de empleados, clientes, proveedores, socios y sociedad en la que convivimos.

Por compromiso podemos entender al que es capaz de destinar los recursos necesarios para alcanzar una meta en un determinado período de tiempo, y es consecuente con ello, con su propósito o compromiso. Ahí no vale el hoy si y mañana quizás.

En la vida tomamos decisiones a cada momento y ello implica que para hacer o acceder a algo, seguramente debemos renunciar a algo, aunque sea tiempo o descanso por ejemplo. Si deseo estudiar deberé destinar tiempo a ello y reducir mi tiempo de ocio o de otras actividades. Ello es compromiso.

En la empresa sucede exactamente, no podemos acceder a todo ya que los recursos, tanto materiales como humanos (o las propias instalaciones) no son infinitas, por ello al tomar una decisión en un sentido o en un proyecto, indirectamente estamos evitando o renunciando a otros proyectos que se consideran menos prioritarios.

El compromiso es un reto que además tiene un factor ético consigo mismo, y muchas veces hay que aprender a tomar decisiones, a renunciar y a ser consecuentes con ello. No es fácil, pero la experiencia y el equipo pueden que este tipo de decisiones sean mas fáciles de tomar y a su vez más comprometidas con el resto de la organización.

Como muy bien hemos podido comprobar la anticipación a los acontecimientos es factor clave para la consecución de los objetivos. Visualicemos nuestras metas y diseñemos un plan. No lo dejemos en manos de terceros, nunca se sabe donde nos llevarán.

Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Estrategia, Liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Atención online

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 2.138 seguidores más

Follow La reflexión de la estrategia: asignatura obligatoria on WordPress.com