Regreso de vacaciones, y todo sigue igual

Regreso de vacaciones 1Muchas veces tenemos la impresión de que las vacaciones son buenas, entre otras cosas, para enfocar nuestros puntos de atención hacia aspectos mucho más personales, familiares o de ocio que durante el año hemos olvidado.

Las tecnologías nos permiten estar permanentemente conectados con aquello que realmente nos interesa (o así consideramos), de manera que no siempre tenemos esta sensación de desconexión (a veces no sabemos desconectar).

De regreso de las vacaciones nos damos cuenta de que todo sigue igual, de que después de una semanas de “retiro” de nuestras actividades profesionales, en la que han pasado infinidad de acontecimientos, algunos ni nos hemos enterado, la empresa, el negocio y los procesos siguen su curso.

regreso-de-vacaciones-3.jpgNo importa el tamaño, ya sea grande o pequeña la empresa, o si ha cerrado o no por vacaciones, a la vuelta nos encontramos todo aquello que con diligencia vamos poniendo en orden, asignando prioridades y despachando paulatinamente pero con decisión cada una de las tareas pendientes.

Ello viene a cuento a raíz del comentario de un líder político que se ha tomado 2 meses de baja paternal, y a su regreso a la actividad política indica que todo el mundo tiene derecho a una baja o a unas vacaciones, y que su equipo se ha encargado de distribuir sus actividades por lo que su baja no se ha notado en el equipo.

Cuando la empresa es mediana o grande, a menudo los periodos vacacionales ya están organizados con previsión, respetando los volúmenes de actividades y los recursos disponibles en cada momento. Más complejo es el caso de los Autónomos, figura que o trabajan o no trabajan, no tienen sustituto, por lo que deben planificar en la medida de lo posible dichos periodos para minimizar el impacto en sus clientes y en el mercado.

Regreso de vacaciones 2Después de todo, regresamos de nuestras merecidas vacaciones y lo que nos encontramos es más de lo mismo: un buzón de emails por despachar, una serie de llamadas por atender, unos pedidos a preparar, unas reclamaciones a atender. Es decir, una acumulación de trabajo que requerirá un cierto esfuerzo ponerlo al día, pero eso sí, con la satisfacción haber disfrutado de unas merecidas vacaciones con nuestra familia o amigos, o habiendo realizado el viaje tan deseado. En cualquier caso ésta es la experiencia de nuestras vidas que nos llevaremos siempre, una amistad, una imagen, una puesta de sol, una soledad, una lectura, una cena romántica. Lejos quedarán las largas esperas en los aeropuertos, las colas en las autopistas, algún que otro desajuste en la reserva de nuestra hotel/apartamento, el cambio de horario o un precario servicio de un restaurante.

Demos gracias por estar de vuelta, por que todo siga “igual” y que podamos retomar nuestra actividad con ilusión para afrontar este final de año que nos permita alcanzar nuestras metas profesionales (y personales).

Regreso de vacaciones 4

Anuncios

Como muy bien hemos podido comprobar la anticipación a los acontecimientos es factor clave para la consecución de los objetivos. Visualicemos nuestras metas y diseñemos un plan. No lo dejemos en manos de terceros, nunca se sabe donde nos llevarán.

Tagged with: , , , , , , , , , , ,
Publicado en Estrategia, Liderazgo
Atención online

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.311 seguidores

Follow La reflexión de la estrategia: asignatura obligatoria on WordPress.com