Estrategia: Dime de que presumes

frase-dime-de-que-presumes-y-te-dire-de-que-careces

El refranero está lleno de frases célebres, que a pesar del tiempo y de las circunstancias del entorno, siguen totalmente vigentes.

He seleccionado esta frase: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, tan cierto en estos días, que después de una crisis tan larga y dura aún no hemos aprendido la lección.

Me refiero a que en reuniones de Dirección, todavía se sigue escuchando al típico director senior, de aquellos con barriga de toda la vida, dando indicaciones de cómo hacer las cosas refiriéndose continuamente a hechos y anécdotas de antaño, donde las circunstancias eran diametralmente opuestas, los canales y los hábitos de consumo distintos.

Fácil es entender que hay personas que no han evolucionado, no tan sólo con las tecnologías, sino con los tiempos, productos y procesos, que son incapaces de entender que éxitos anteriores no garantizan el éxito futuro.

Son los que un compañero de profesión los define como que no tienen 25 años de experiencia, sino un año de experiencia repetido 25 veces, o sea que se han quedado anclados en la historia y que por muy bien o no que les haya ido con anterioridad siempre se enorgullecen de su pasado, ya que siempre repiten los mismo actos y son incapaces de aprender.

Estos perfiles maniatan las organizaciones hasta tal punto que no dejan innovar, que no dejan equivocarse, y que siempre están dispuestos a recordar su pasado exitoso (o no) para atemorizar a los jóvenes profesionales que con muchas ganas e ilusión pretenden aportar su frescura y contribuir con su actitud a una nueva etapa de éxitos.

Ante ello, no siempre es fácil reaccionar, ya que el condicionante del despido como ejemplo de fracaso, pasa factura a los más noveles. Nuestra experiencia nos indica que debemos tolerar estos personajes y sus actitudes hasta cierto punto, por muy consejeros o propietarios sean, y apoyar con firmeza, con formación y dándole seguimiento a los nuevos actores que visionan una realidad un tanto distinta, y que seguramente no están tan lejos de “la realidad”.

Dejar la vanidad a un lado ayuda a colaborar y a descubrir nuevas oportunidades.

Anuncios

Como muy bien hemos podido comprobar la anticipación a los acontecimientos es factor clave para la consecución de los objetivos. Visualicemos nuestras metas y diseñemos un plan. No lo dejemos en manos de terceros, nunca se sabe donde nos llevarán.

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Estrategia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Atención online

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.298 seguidores

Follow La reflexión de la estrategia: asignatura obligatoria on WordPress.com