El valor de la empresa como estrategia de crecimiento

Valor Empresa 1

Cuando hablamos de valor de empresa, no cotizada o pyme, nos surgen diferentes valores a tener en cuenta y que en función del ciclo de la empresa podemos considerar en cada momento.
Valoraciones técnicas o emocionales, basadas en valores pasados o estimados en el futuro, al final cada propietario debe considerar sus propios criterios y adaptarlos en función de sus requerimientos y de la evolución del mercado. Pero no vamos a entrar en ello que correspondería más a aspectos económicos-financieros y a tendencias de mercado.
En esta ocasión vamos a afrontar en concepto del valor de la empresa como estrategia de crecimiento, esto es, como enfocamos nuestra estrategia para que, en base a determinados criterios preestablecidos, vayamos aumentando significativamente y de manera periódica el valor de nuestra compañía.

No importa tanto el momento “vital” de la empresa ya que el ejercicio es analizar la situación actual y en base a determinados criterios de mercado, realizar distintas proyecciones para ver como afecta al valor futuro.
Para ello realizaremos una fotografía de diversos aspectos como son: económicos, financieros, comerciales, marketing y marca, operaciones, canales de distribución, calidad, riesgos, clientes, proveedores, inventarios, (y otros en función del sector y tamaño). Para, acto seguido, en base a información de mercado y sus tendencias, ver como afectaría cada concepto a una variación del valor de la compañía, en aspectos significativamente importantes como por ejemplo al volumen de facturación y su resultado.

Valor Empresa 7

Una vez establecidos los criterios por los que consideramos adecuado el valor estimado final, debemos alinear nuestra estrategia con los criterios básicos identificados para pasar del estado actual a la situación futura definida.

El resto, se trata de: 1 – dotar de los recursos adecuados para alcanzar las distintas metas, 2 – realizar seguimiento periódico del cumplimiento de objetivos, y 3 – corregir las  pequeñas  desviaciones que se puedan acontecer adaptándolas a los nuevos entornos.

El proceso, que requiere dedicación, esfuerzo y compromiso, es gratamente satisfactorio, ya que ayuda a alcanzar grandes resultados, obteniendo aquellos objetivos que a priori podrían parecer muy lejanos y un tanto imposibles.

Valor Empresa 3

Como muy bien hemos podido comprobar la anticipación a los acontecimientos es factor clave para la consecución de los objetivos. Visualicemos nuestras metas y diseñemos un plan. No lo dejemos en manos de terceros, nunca se sabe donde nos llevarán.

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Estrategia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Atención online

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 2.218 seguidores más

Follow La reflexión de la estrategia: asignatura obligatoria on WordPress.com