Se esvanece el 2015, preparando el 2016

Tiempo-PerdidoAvanzado ya el 2015, y con una serie de objetivos conseguidos y superados, el resto en marcha y pendiente de finalizarlos en las próximas semanas y meses, estamos empezando a vislumbrar los primeros rayos del 2016 y eso significa que debemos estar pensando en poner nuevos retos y unos presupuestos que sean esperanzadores para todas las partes interesadas “stakeholders”.

Pensar en el 2016 no debe apartar nuestra vista de los objetivos 2015, de sus planes de acción y tareas, ni mucho menos, aún así debemos ser capaces de encontrar los espacios de reflexión para abrir nuestros pensamientos más allá de la presión que ha significado conducir un año duro, con la ilusión de dejar definitivamente el lastre de los últimos años y emprender un vuelo con mayor esperanza, lleno de crecimiento y desarrollo a nuevos sectores de actividad, a nuevas regiones, con nuevos productos más innovadores, siendo más competitivos, más eficientes y como siempre, pensando muchos más en el cliente.

cubito hieloEl 2016 nos ofrecerá oportunidades para crecer en recursos, para crear equipos más potentes, para abordar nuevos entornos hasta la fecha no explorados, en definitiva para alcanzar retos hasta la fecha un tanto inaccesibles.

Todo ello no vendrá sólo, pero podemos aproximarnos si realizamos algunos de los siguientes ejercicios:

  • Tiempo-Perdido 2Visualizar el futuro a donde deseamos posicionarnos dentro de un año
  • Anotar las 3, 4 o 5 metas más significativas
  • Describir cada meta en media hoja de papel indicando el porqué nos gustaría alcanzarlas
  • Proponer un calendario
  • Plantear los recursos necesarios para alcanzar las metas
  • Cuantificar en un par de columnas los beneficios que vamos a obtener, y en la otra columna el coste que debemos invertir
  • Priorizar cada una de estas metas, hasta obtener una lista ordenada
  • Indicar cómo podremos saber fácilmente si progresamos adecuadamente (métricas de indicadores y plazos)

Con ello tendremos un primer borrador de una voluntad de desarrollo de nuestro negocio, que consensuado con el resto del equipo e integrado en el Plan actual, será el embrión de nuestro nuevo Plan de Negocio.

Como muy bien hemos podido comprobar la anticipación a los acontecimientos es factor clave para la consecución de los objetivos. Visualicemos nuestras metas y diseñemos un plan. No lo dejemos en manos de terceros, nunca se sabe donde nos llevarán.

Tagged with: , , , , , , , ,
Publicado en Estrategia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Atención online

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.250 seguidores

Follow La reflexión de la estrategia: asignatura obligatoria on WordPress.com